9 feb. 2016

Mind mischief

Hacía mil que no me pasaba por aquí (ciertamente he llegado de casualidad), y, tras leer todo de arriba a abajo, he concluido que mi vida ha mejorado bastante desde entonces. No quisiera caer en el patriarcal pensamiento de 'pareja=felicidad', pero es que es verdad. Ahora estoy estudiando fuera (fuera de mi ciudad, de mi antigua zona de confort), me relaciono con un nuevo círculo de gente (las chicas, Nil, Isa), y me he establecido en un estilo de fotografia y dibujo (que aunque varíe futuramente ya es un punto de partida que antes no tenía). Ahora soy un 30% menos desastre de lo que era en mayo de 2015. Ojalá no hubiese dejado de escribir en todo este tiempo y se hubiese visto el progreso, el cambio. Aunque ya me gusta así, radical, que se vea lo descuidada que soy (porque aunque no me lea nadie, yo estaba contenta con mi blog, vaya). Con esto me despido; hasta pronto.

22 jul. 2015

Perpendiculares

Hoy leí un artículo en la revista Vice de Estados Unidos que hablaba sobre una mujer que llevaba tres años sin volver a casa, de viaje. Explicaba que un punto clave para poderlo llevar a cabo era que conocía a mucha gente de otros países y por ello no le faltaba nunca sitio para dormir. Cerca del final de la entrevista dice que es fácil conocer gente y abrirte con ellos si sabes que no vas a volver a encontrartelos más. Después de pensar lo difícil que sería para mi no tener un sitio al que llamar casa me acordé de Romà, un chico que conocí hace exactamente un año, mientras estuve en Inglaterra. 

Romà era un catalán de 25 años de un pueblo algo lejos de mi ciudad y congeniamos al momento. Básicamente se convirtió en mi hermano mayor las dos semanas que estuve allí; me acompañó a la ciudad, a pasear, vino conmigo a un Tesco, a comprar pasta con Kevin al pueblo, etc. Pero sin duda lo que nunca olvidaré fue la noche que vimos Saw II. La noche comenzó con él (y casi toda la casa) bebiendo un poquito, por lo cual la peli se hizo bastante más llevadera (no por haber bebido yo, sino por escuchar sus comentarios). Al acabar la peli, aún no sé cómo, acabamos tumbados sobre la cama elástica del jardín y hablamos sobre economía, si había aliens o no (ya que vimos algo que se movía en el cielo y allí no vuelan aviones de noche) y mil cosas más.

¿Cómo puede Maartje-la mujer de la entrevista que mencioné al principio-conocer a tanta gente, compartir cosas con ellxs, y dejarlxs ir? Yo tengo sólo una línea perpendicular, y ya se me hizo duro en su momento. Aunque bueno, supongo que es como todo, acabar acostumbrándose.

9 may. 2015

N.

El otro día en clase de inglés el profe dijo que pensasemos algo bonito de la persona que tenemos al lado y se lo dijesemos. Al lado tenía a N., una chica adorable de mi grupo a quién le van muchos chicos detrás. Me paré a pensar, y estuve un rato hasta poder encontrar algo que decirle. No se me ocurria nada porque solemos  decir todas lo que pensamos y somos bastante sinceras, pero encontré algo: no ha intentado herir a los chicos a los que les gusta. Me parece muy elegante que siempre pase de ellos. No necesita a nadie, y eso es genial. Es muy indiferente con los chicos (y el 90% del alumnado de nuestro curso), y eso le da un aire de superioridad.
Ojalá fuese más como N.